Chile

Chile

Chile

Chile es un país de América situado entre Perú, Bolivia y Argentina.

La capital del país es Santiago.,y también la ciudad más poblada.

DOCUMENTACIÓN
Los documentos necesarios para entrar en el país dependen del tiempo de estancia en Chile. El pasaporte ha de tener una vigencia superior a tres meses para los turistas y de un año para solicitar el visado de residencia.

DINERO
La moneda oficial es el peso chileno. Existen monedas de 1, 5, 10, 50, 100 -las “gambas”-, y 500 y billetes de 500, 1.000, 2.000, 5.000 -los “gabrielas”-, 10.000 y 20.000 pesos. El dólar es de uso frecuente en hoteles y en determinados restaurantes de las grandes ciudades. No obstante, en el resto del país lo mejor es cambiarlos por la moneda local en alguna de las casas de cambio existentes para tal fin. No existe en principio, para los turistas, límite máximo de entrada o salida de divisas del país, si bien las autoridades se reservan el derecho de exigir aclaraciones sobre la procedencia o destino de las mismas cuando su cuantía no sea razonable.

Tanto las tarjetas de crédito como Visa, American Express, Diners Club o MasterCard como los cheques de viaje suelen ser aceptados, excepto en zonas rurales o poco turísticas. En las zonas comerciales suelen encontrarse cajeros automáticos que expeden dinero.

El nivel de vida en Santiago de Chile es equivalente al de España, aunque en el resto del país el poder adquisitivo del extranjero se eleva, especialmente en las regiones del norte, las más baratas.

SALUD
El Ministerio español de Asuntos Exteriores no establece ninguna vacuna obligatoria o recomendable para el viajero que elija Chile como destino. En general, las condiciones sanitarias son bastante buenas, y se puede beber agua corriente sin problemas de potabilidad. Sin embargo, resulta recomendable tomar agua envasada, sobre todo en el norte, donde, debido a las explotaciones de cobre, tiene un alto nivel de arsénico.

En cuanto a la asistencia sanitaria, sí deben tomarse precauciones, ya que ante cualquier percance el Ministerio de Asuntos Exteriores califica los servicios públicos como deficientes, aunque los de tipo privado tienen muy buen nivel. Es conveniente contratar un seguro que tenga cobertura privada antes de viajar y consultar los puntos de asistencia con los que cuenta en Chile.

Si se viaja a Patagonia, hay que tener precaución en zonas rurales con sus ratones endémicos, ya que a través de sus excrementos transmiten infección por hantavirus.

SEGURIDAD
Aunque, en general, Chile no presenta demasiados problemas de seguridad, hay que tomar precauciones básicas. Son comunes los robos de bolsos o documentación en Santiago y otras ciudades, normalmente sin violencia, como a través de tirones desde motocicletas. También hay que tener cuidado en los autobuses; los carteristas están al acecho. Por ello, vigile sus pertenencias, evite despliegues evidentes de riqueza y guarde el dinero en efectivo, los cheques de viaje y las joyas en las cajas fuertes del hotel.

Los barrios periféricos y marginales, como en cualquier ciudad del mundo, deben ser evitados. Cerro Navia, Clara Estrella, San Ramón, La Victoria o La Pincoya son algunos de los suburbios peligrosos de Santiago de Chile. También hay que tener ciertas precauciones en el centro de la capital durante la noche. Para cualquier denuncia, lo más aconsejable es contactar con los Carabineros (policía nacional) en el 133.

Mucho cuidado con llevar o portar bultos de extraños o de personas de las que no tengamos suficientes referencias. Puede usted convertirse en un correo involuntario de los narcotraficantes.

Los practicantes de deportes de riesgo deben saber que su práctica conlleva más riesgos que en España. La cordillera andina es más alta y los terrenos más duros, además de que las comunicaciones son más escasas. Además de alpinistas y escaladores, piragüistas, excursionistas, o practicantes de ala delta, navegación en canoa u otros deportes de aventura deben dar parte de las fechas y recorridos a seguir tanto al Consulado General a su llegada a Chile como a la delegación de carabineros más próxima al lugar donde se van a practicar estas actividades para así facilitar su localización en caso de accidente.

TRANSPORTE
Avión.
La accidentada geografía de Chile lo convierte en un país en el que el avión es muy útil para acceder a regiones mal comunicadas o a los territorios insulares. Tanto la capital, Santiago -con el aeródromo Arturo Merino Benítez- como las capitales de provincia y principales destinos turísticos disponen de aeropuertos y de autobuses que los enlazan con el centro de las urbes. Compañías como LanChile, LanExpress o SkyAirline cubren vuelos tanto internacionales como domésticos.

Autobús.
Los autobuses urbanos (llamados “micros” y pintados de color amarillo) son baratos, pero tenga cuidado: en ocasiones los conductores reciben a sus ocupantes sin detenerse, con los consiguientes accidentes.

Sin embargo, los autobuses de larga distancia («buses») son de alta calidad, tienen retretes y aire acondicionado, y servicio de desayuno, comida y cena, debido a las muchas horas que puede llegar a dilatarse un viaje entre dos puntos del país. Constituyen la forma más económica de recorrerlo. Las principales compañías encargadas del transporte de pasajeros a precios razonables sonTur Bus y Tas Choapa. Además, existen compañías regionales que permiten acceder a los destinos más recónditos.

Tren.
El Sistema Estatal de Ferrocarriles (EFE) funciona solamente de Santiago al sur del país, pasando entre otras ciudades por Rancagua, Talca, Chillán, Concepción y terminando en Temuco. Los trenes disponen de vagones de diferentes clases para todo tipo de necesidades. Aunque se trata de un medio bastante cómodo y económico, son frecuentes los problemas en las líneas o trenes, que hacen que los viajes se prolonguen por más horas de lo normal.

Existe también un sistema bastante rápido de Metro tren entre Santiago y Rancagua que para igualmente en los pueblecitos del camino. Por último, existe otro tren en el extremo norte de Chile, que viaja desde Arica hasta La Paz (Bolivia).

Coche.
Alquilar un vehículo en Chile -una forma cómoda de desplazarse por el interior de las ciudades o realizar pequeños viajes- es fácil. Tan sólo se precisa poseer el carné de conducir, ser mayor de 21 años y tener una tarjeta de crédito como garantía. En general, la red viaria es buena y los chilenos, aunque conducen rápido, suelen respetar las señales de tráfico. Existen gran cantidad de empresas de alquiler de coches, cada una con distintas tarifas y modelos. En Santiago están Alameda Rent a Car, Lys Rent a Car o Econorent.

Taxi.
Los «colectivos» son vehículos con una ruta establecida de antemano y con un precio previamente negociado. Son más baratos que los «taxis», en los que se puede escoger el destino y el itinerario, y en los que el precio varía, aunque en algunos casos también se puede prefijar antes de realizar el recorrido.

Metro.
El metro en Santiago es barato, rápido y seguro. Tiene tres líneas, una que atraviesa el centro y otras dos que van del centro al suroeste o al sureste. Funciona de lunes a sábados de 6.30 a 22.00 y domingos y festivos de 8.30 a 22.30.

GASTRONOMÍA
La comida chilena, de fuerte influencia española, es simple y poco condimentada, destacando sólo el ají, una fuerte especia. Sus muchos kilómetros de costa hacen que tenga una amplia variedad de platos en los que el pescado y el marisco son la nota dominante, como el chupe, con un toque de picante, la sopa de pescado, el curanto, plato tradicional sureño, o el pulmay.

La carne se prepara acompañada de muchos ingredientes. En el ajiaco con cebolla o la cazuela la carne está guisada, mientras que en la carbonada o el asado al palo está frita o asada. Uno de los pocos platos indígenas que se conservan es el charquicán: carne con verduras y cebollas en escabeche. La carne suele acompañarse de pebre, una deliciosa ensalada en la que se mezclan tomates, cilantro, cebollas y ají verde.

Pero si hay una receta verdaderamente emblemática es la empanada chilena. La base es un envoltorio de masa relleno de “pino”, carne picada con cebolla, ají, aceituna, huevo duro y pasas, aunque existen variantes como la de marisco en los pueblos costeros o la pequén, vegetariana. Las legumbres tienen su puesto en la gastronomía local con el poroto, un exquisito plato de judías.

Para el postre en invierno se consumen sopaipillas y picarones, ambos endulzados con almíbar de chancaca. En verano la oferta de frutas es amplia y variada, con mangos, guayabas, papayas, melocotones, sandías, uvas o chirimoyas.

Las comidas suelen acompañarse del “pisco sour”, auténtica bebida nacional de zumo de limón y azúcar. Las bebidas fermentadas como cerveza, guindado (hecho de cereza) o la chicha (zumo de uva o manzana) también son muy populares. No olvide probar los excelentes vinos locales, especialmente los del Valle del Maipó.

LUGARES DE INTERÉS
Tarapacá y Antofagasta.

Estas regiones sustentan su fama mundial en albergar numerosos y bellos contrastes de paisajes. En esta zona chilena, denominada “Norte Grande”, la sequedad y esterilidad da paso a la fertilidad de valles y oasis. Pero la fascinación del desierto y de la meseta alcanza sus cotas más altas en el Valle de Luna, una visita ineludible por sus increíbles atardeceres y sus formaciones de piedra increíbles; o las trescientas mil hectáreas del Salar de Atacama. Cerca de la ciudad de Arica, en la región de Tarapacá, está el Parque Nacional Lauca, situado a alturas entre 3.000 y 6.000 metros. Los alrededores del lago Chungará son la zona más destacada, rodeada de multitud de volcanes. Además de sus más de cien especies de aves, el parque está habitado por vicuñas, alpacas y cóndores. El pequeño pueblo de la Tirana, cada 16 de julio, festividad de la virgen del Carmen, se llena de música, baile y ofrendas a la patrona en un espectáculo único en el país.
Valle de Copiapó.

Si el invierno ha sido lluvioso, entre agosto y octubre puede asistirse a un auténtico milagro de la naturaleza: ver brotar la vida en un desierto. Las semillas dormidas bajo tierra germinan en un espectáculo al que acuden biólogos y turistas de todo el mundo. Al noroeste, y tras salir de las áridas llanuras, la visión del majestuoso Ojos del Salado, de casi 7.000 metros de altura, es un brutal contraste. Muy cerca de él, está el Parque Nacional Tres Cruces.

Área centro.

Esta zona, que tiene su joya en Santiago y Valparaíso, se denomina «La Perla del Pacífico» por sus hermosos paisajes. La capital de Chile, cercana a las faldas de la Cordillera de Los Andes, se encuentra a 543 metros sobre el nivel del mar, con un suave declive desde el este hacia el oeste. Para conocer Santiago no sólo hay que recorrer los barrios más tradicionales, los museos y los monumentos, sino que también debe pasearse por los nuevos barrios, galerías de arte, parques de entretenimientos y naturales, paseos peatonales y centros culturales.

HOTELES

Guía de hoteles de este país

VÍDEOS

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.