Alemania

Alemania

Alemania

Ubicación: ¿dónde está situada el Alemania?

Alemania está ubicado en Europa Central.

Limita con 9 países: Polonia, República Checa, Austria, Suiza, Francia, Luxemburgo, Bélgica, Países Bajos y Dinamarca.

Organización territorial: los territorios de Alemania

Alemania está formada por 16 estados denominados Länder o Bundesländer.

Idioma: ¿qué lenguas se hablan?cual es el idioma oficial

El idioma oficial y el que se habla en el país es el idioma alemán.

Lugares de interés: que visitar

El Bastei, Suiza Sajona, Sajonia

La Suiza Sajona sorprende por sus formaciones rocosas impresionantes e características en las que los acantilados y cuevas se alternan con bosques verdes. Es uno de los fenómenos de la naturaleza más impresionantes de Alemania y un lugar que no deberías perderte por nada del mundo. Tanto si te gusta caminar como no, las montañas de arenisca del Elba te recompensarán con creces. Cálzate las botas y prepara un viaje de sueño.

El lago azul de Blautopf, Blaubeuren, Badn-Wurtemberg

El profundo color azul de este lago azul de cuento de hadas es algo que te costará olvidar. En este rincón mágico naturaleza y arquitectura se funden para dar la impresión de que estás dentro de una leyenda o un mito. Da un paseo a su orilla, disfruta de las vistas y graba cada instante en tu retina.

Géiser de Andernach, Renania-Palatinado

El fascinante géiser de Andernach está situado en la región volcánica de Eifel y, según los expertos, el dióxido de carbono que impulsa el agua hacia las alturas proviene de una cámara de magma situada debajo de la roca volcánica. Visita el Centro de Visitantes y luego toma una barquita para llegar hasta el géiser. Podrás ver cómo el agua hierve, como hace ruido hasta que finalmente escupe una fuente de agua que supera las copas de los árboles, a más de 60 metros de altura.

Piedras externas, Bosque Teutónico, Renania del Norte-Westfalia

Conocidas en alemán como externsteine, las piedras externas son un complejo megalítico de dimensiones tan majestuosas que te quitará el aliento. Hay varias columnas de roca arenisca, altas y estrechas, que se levantan en la región del Bosque Teutónico, a escasa distancia de la localidad de Detmold. Son fabulosamente llamativas y si puedes verlas nevadas alucinarás.

Lago de Laach, Renania-Palatinado

Este sorprendente lago con un diámetro de 2 kilómetros está en la cadena montañosa de Eiffel y forma parte del campo volcánico del este de Eiffel: Vulkaneifel. El lago de Laach ese formó hace más de 12.000 años tras una erupción que dejó esta caldera llena de agua que le da un encanto especial al entorno. Está atento a las burbujitas de CO2 que se dejan ver en la costa oriental y que evidencian la actividad volcánica latente.

Garganta de Höllental, Garmisch-Partenkirchen, Baviera

Regálate una experiencia natural única en Alemania y camina por la inimitable garganta de Höllental. Este rincón de naturaleza en estado puro cautivará tus sentidos. El arroyo Hammersbach, de aguas glaciales, discurre a los pies de las paredes de roca de más de 150 metros, haciendo rodar cantos y derramándose en piscinas naturales con espuma de un blanco lechoso, creando un gran estruendo que te acompañará en tu ruta. Cruza túneles, respira aire puro y disfruta de cada minuto.

Gargantas del Danubio, Weltenburg y Kelheim, Baviera

Explorar la reserva natural de Weltenburg desde un barco es una experiencia que permite apreciar como nunca el espectacular paisaje de las Gargantas del Danubio. En esta zona, el río fluye entre barrancos y acantilados de piedra caliza, forjando un entorno idílico. No digas que no te hemos avisado cuando te quedes prendado del lugar.

Campos de brezo de Lüneburg, Baja Sajonia

¿Quién necesita campos de lavanda cuando tienes el vibrante brezo de Lüneburg? La mayor sección de brezales de Europa central luce sus matices de violeta con orgullo y da lugar a un paisaje precioso. Los amantes de la fotografía disfrutarán como niños con las posibilidades que este color les brinda. Pero la zona de Lüneburg tiene mucho más por ofrecer que prados púrpura: páramos, bosques dispersos, arroyos y pueblos tradicionales que te encantará explorar.

Distrito de los lagos de Mecklemburgo, regiones de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Brandemburgo y Schleswig-Holstein

Si quieres ir de vacaciones a “el país de los mil lagos” tienes que ir al norte de Alemania. Como su nombre indica, aquí podrás disfrutar de muchísimos lagos, tantos que no podrás contarlos (o sí, allá tú), entre los cuales destaca el de Müritz que, con una superficie de 100 kilómetros cuadrados, es el más grande. Descubre este paisaje a pie o en piragua (o incluso nadando).

Lange Anna, Isla de Helgoland, Schleswig-Holstein

La “Alta Anna” tiene 47 metros y es un pilar de piedra enorme en la isla del Mar del Norte de Helgoland, en Alemania. Esta curiosa formación rocosa es una visión y atrae cada año a cientos de miles de visitantes dispuestos a contemplar su majestuosa elegancia natural. Una de las maravillas naturales de Alemania, Lange Anna ha sobrevivido al paso del tiempo aunque poco a poco la erosión está haciendo su trabajo y cualquier día podría dejar de ser la que es. Así que ya lo sabes, ¡date prisa y ve a verla!

 

Moneda: divisa oficial, como pagar

El país pertenece a la Unión Europea y al €uro. La moneda oficial es el €uro.

Hoteles

Hoteles en este país

Ciudades

Quedlinburg

Sentirás que estás viajando en el tiempo cuando visites Quedlinburg. Esta población del renacimiento está situada al norte de las Montañas Harz y está en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. En su casco histórico se reúnen más de 1.300 casas de madera pintadas de colores y calles adoquinadas. Quedlinburg es el hogar de la casa más antigua de Alemania, que fue construida a principios del siglo XIV. Por lo que más quieras, no te pierdas la zona de Burgberg (“montaña del castillo”).

Múnich

El hogar del Oktoberfest, la capital de Baviera ofrece vistas alpinas y salones abarrotados en los que se puede beber cerveza. Es mucho más que las salchichas bratswurt, la birra y los típicos pantalones “lederhosen”. Múnich es una ciudad sofisticada que a menudo está a la cabeza de las listas de las mejores ciudades para vivir del mundo. Con sus tiendas, atracciones culturales y lagos y montañas que quitan el hipo, sin ninguna duda es un rincón que consigue el equilibrio perfecto entre la vida en la ciudad y la belleza natural.

Colonia

Habrás oído hablar del “agua de Colonia” y lo cierto es que es aquí donde nació este tipo de perfume en 1709. La ciudad tiene incluso su propio museo dedicado a las fragancias. Pero no todo en Colonia está relacionado con los buenos olores. Esta ciudad está a orillas del río Rin y su centro neurálgico se estructura alrededor de la famosa Catedral con sus torres gemelas. Por si esto fuera poco también tienen un gran museo del chocolate y un puente (el Hohenzollern) en el que los enamorados cuelgan candados para luego lanzar la llave al río esperando que su amor sea eterno.

Berlín

La capital de Alemania lo tiene todo: buenos restaurantes, una vida nocturna increíble, museos, galerías de arte y una arquitectura preciosa con ejemplos como la Puerta de Brandemburgo, el Palacio de Charlottenburg y la Catedral de Berlín (en la foto de debajo). Si vas, no te quedarás sin ideas de cosas que ver y hacer en Berlín: rutas a pie por su historia, mercados, bares de música jazz y arte. La East Side Gallery es la galería de arte al aire libre más grande del mundo y tiene alrededor de 1 kilómetro de obras en una sección del antiguo Muro de Berlín.

Mittenwald

Si lo que te apetece es escaparte a la montaña en busca de aire puro y vistas perfectas a los pies de los Alpes Bávaros no busques más allá de Mittenwald. Este pueblo es famoso por sus talleres de violines, violas y cellos y también por los conciertos y conferencias que se dan aquí en verano. En invierto es un buen lugar para esquiar, así que sé un poco más original y huye de los lugares más típicos y tópicos para bajar pistas. Elegir un lugar menos conocido como Mittenwald te encantará.

Hamburgo

Hamburgo alberga el tercer puerto más grande del mundo (por detrás de Londres y Nueva York) y su magnífica bahía ofrece una variedad de marisco y pescado exquisita(no te pierdas el Hamburg Fischmarkt los domingos). Si te gustan las compras, la zona de Alsterarkaden es perfecta. Y si quieres escapar del estrés de la ciudad siempre puedes dejarte caer por Planten und Blomen, que tiene el tercer jardín japonés más grande de Europa y donde se hacen conciertos gratis durante los meses de verano. Conocida como “La puerta al mundo”, encontrarás todo lo que busques en Hamburgo: desde teatros y óperas hasta la línea de ferrocarril en miniatura más grande del planeta (Miniatur Wunderland).

Heidelberg

Si te apetece ir a un lugar romántico y lleno de encantos naturales, Heidelberg es tu lugar. Esta ciudad pequeña acoge la universidad más antigua de Alemania y es un rincón que inspiró a muchos artistas famosos, compositores y autores como Goethe, Mark Twain o el pintor William Turner. El casco antiguo barroco tiene calles adoquinadas y el castillo que domina el pueblo es la principal atracción turística.

Bremen

Esta ciudad histórica en el Norte de Alemania es el hogar de la famosa cerveza Beck’s, así que no te pierdas la visita guiada a la fábrica, con cata incluida. Si te apetece sumergirte en la historia, déjate caer por el barrio de Schnoor, que es el más antiguo de la ciudad y está lleno de callejuelas encantadoras, tiendas y restaurantes familiares durante generaciones. Dom St. Petri (la Catedral de san Pedro) es la estrella de la Plaza Mayor y tiene más de 1.200 años. El Rathaus (ayuntamiento) es otro edificio que no deberías perderte y que forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Asegúrate antes de marcharte de que pasas una tarde-noche en el “Ratskeller”, una bodega de vinos que tiene algunos de los más antiguos (y más ricos) de Alemania.

Stuttgart

Esta ciudad cosmopolita está asociada a la industria automovilística y es conocida por ser la sede principal de Mercedes-Benz y Porsche. Si vas, puedes visitar los museos de estas dos marcas, si te interesan. Además, también hay muchos viñedos en el área de Karlshöhe, así que pasa una tarda haciendo catas y admirando las vistas panorámicas de Stuttgart. La arquitectura va de los edificios ultramodernos como la torre de televisión (Fernsehhturm) hasta el Castillo Viejo (Altes Schloss), que es una fortaleza del siglo X.

Baden-Baden

¡Esta ciudad es tan bonita que hacía falta repetir su nombre dos veces! Baden-Baden es el destino perfecto si buscas bienestar y relajación, ya que significa “baños”. Es una ciudad balneario muy lujosa y exclusiva en la falda norte de la Selva Negra. Situada en un valle lleno de bosques y con aguas termales es ideal para dejarte mimar. Hay dos baños termales (Caracalla Spa y Friedrichsbad) además de muchos hoteles con spa. Si te cansas del jacuzzi, pásate por el “Festspielhaus”, la segunda ópera más grande de Europa. Baden-Baden es famosa también por el casino Das Kurhaus, que para muchos es el casino más bonito del mundo.

 

Planifica tu viaje

busca tus vuelos aquí

Hoteles en este país

Gente

Disciplinados y cumplidores

“La gente respeta mucho las normas, y les encanta poner carteles por todos los sitios : prohibido pisar, prohibido pasar, prohibido aparcar,prohibido comer,prohibido respirar!!!, todo está prohibido!.
!Cuidado con el carril bici!, el camino anaranjado no se puede pisar, oyes ring-ring y unas palabras malhumoradas. El carril bici es para las bicis y punto.”

La cultura del silencio

“Llegas a un bar o una fiesta privada y no se oye nada, no hay nada de ruido, el principal enemigo de los alemanes. Para qué hablar cuando no hay nada qué decir. En el tranvía o en el autobus es lo mismo. Un dia escuché en un tranvía cómo masticaba chicle un chico dos vagones más allá.
Si vas con españoles o latinoamericanos hablando tranquilamente, notas que todo el mundo te mira,porque como nadie hables les causa un gran Schock oir hablar a otra gente. Parece estar prohibido hablar con alguien. En sitios públicos -bancos,estaciones,tiendas…- te asustas del silencio que hay.”

Secos y sosos

“La palabra es plata y el silencio es oro, así son los alemanes. Para qué hablar cuando no hay nada que decir. Por las mañanas entran a trabajar y dicen con mucha educación Moin, moin!.Lo siguiente que oyes ocho horas después es : Tschuess und schoenen Feierabend!!
Los fines de semana se dedican a estar en casa y trabajan en el jardín o se dedican al bricolaje en casa. No son demasiado sociables”

 

Cultura

La sociedad alemana se caracteriza por la habilidad que tienen sus ciudadanos para planificar y organizar. Se suele asociar a este pueblo con la celebración de las reglas y la disciplina, y lo cierto es que los alemanes tienen estas dos cualidades muy arraigas y se enorgullecen de ello. Es debido a esto que la puntualidad, pulcritud y orden están prácticamente presentes en todos los ámbitos, haciendo que la vida en Alemania sea muy placentera.

El esfuerzo y la excelencia son reconocidos y buscados constantemente, por lo que a menudo, los alemanes consideran su trabajo como una de las cosas más importantes en el día a día. Por esto mismo sobresalen en los deportes, la tecnología y la industria automotriz.

Sin embargo, estas mismas cualidades hacen que los alemanes sean un tanto distantes y formales. Esto se refleja, por ejemplo, en algo tan cotidiano y simple como la forma de saludarse. Puede que te resulte llamativo que se saluden únicamente con un apretón de manos,no se estila abrazar ni besar.

Contrariamente a lo que se puede pensar, Alemania es uno de los países más inclusivos y abiertos para vivir desde el punto de vista sexual, étnico y educativo.

Fiestas y tradiciones

Pese a ser un país muy moderno, Alemania no deja de lado las tradiciones. El sentimiento de pertenencia que generan hace que se preserven con mucho entusiasmo y seriedad. Tal vez pienses que lo alemanes no se van de fiesta, pero tienes que saber que es el país que celebra más festividades en el continente. Disfrutan de innumerables eventos populares que varían de acuerdo a la región.

  • Carnaval. El carnaval en este país es una festividad que se lleva a cabo en invierno. Se trata de una época donde los alemanes se permiten abandonar por un momento el orden y gozan de bailes y grandes festejos. Las calles se inundan de gente, que mediante bromas, bailes y desfiles de disfraces reviven esta celebración de antaño. Bonn, Colonia, Düseldorf y Maguncia son las ciudades más emblemáticas y conocidas donde se celebra el carnaval.
  • Oktobertfest. Es una fiesta muy reconocida mundialmente. Se lleva a cabo todos los años en Múnich, con miles de personas procedentes de todas las nacionalidades. Durante esos días, la gente utiliza los trajes típicos y se reúne en distintos puntos de la ciudad para beber grandes cantidades de cerveza, comer las típicas salchichas y bailaral ritmo de diferentes espectáculos musicales.

Alemania también se caracteriza por tener una pluralidad de danzas típicas. Una de las más conocidas y extendidas es el ländler. Este baile comenzó a ser popular a finales del siglo XVIII y es característico de la región sur, además de ser muy popular en Austria y algunas partes de Suiza. Se realiza en parejas y es considerado como el precursor del actual vals.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.